martes, 5 de agosto de 2014

Steve (Zissou)

[For all my English readers: I'm so sorry that I took me so long to translate the Steve Sea Turtle Pattern. I'm trying to update and translate all my patterns-and perhaps all my posts- but it's gonna take me some time because my English is far from good...
The good news, now you can find the English version of Steve right below the Spanish version!
Thanks so much for the patience and excuse my bad English]

A los que ya me conocen, saben que la gran mayoría de mis entradas empiezan con disculpas, una larga lista de quejas y una cuota importante de cinismo.
A los que incursionan por aquí por primera vez, les cuento que eso es mentira y que soy un sol radiante de luz y alegría, siempre con una sonrisa sincera y atenta solo al lado positivo de la vida.

Mi verdad es que, como probablemente todo ser humano que se dedica a hacer muñecos como trabajo de tiempo completo, estoy en el medio de esos dos estereotipos:
El lado nerd-cínico que odia al mundo y evita todo contacto con seres humanos que cuestionen su madurez por conservar los muñecos de los Thundercats.
El lado utilísima-bobalicón-feliz que termina los mensajes de Facebook con corazoncitos, tiene tijeritas con forma de pájaro y bueno, teje al crochet para vivir (ese lado es el que conserva los pequeños ponys, incluyendo el bebé “mi primer diente” con mamadera incluida).

Todo eso mezclado con críos, mascotas, maridos y mandíbulas a punto de quedarse rígidas por tragarse las broncas y no saber manejar ansiedades.

Y siempre me descargué por acá. Pero como esto de hacer muñecos se ha convertido en un trabajo cada vez más serio (y por ende, con más presiones y compromisos con gente "seria") me cuesta un poco escribir la cantidad de sandeces e incoherencias que he dicho en otros momentos. 
Bah, costar no me cuesta, es vergüencita que le dicen.

Tengo la impresión que debería ir directo al grano y escribir solo el patrón dejando este blog en manos de mi lado bricolaje. Y que la gente entre y salga feliz pensando que mi vida es rosa y soy re buena y linda.

Pero no me gusta el color rosa, jamás me hice manicura e intentar sacar fotos "lindas" con un bebé colgando de la pierna y llorando califica como deporte extremo. Y apesto como deportista.

Así que no puedo dejar de ser quejosa, y no puedo escribir sólo sobre cosas lindas. Además, con todo lo que está pasando en el mundo me siento bastante superficial y estúpida hablando de tortuguitas y mi desprecio por el color rosa.

Pero les había prometido a las chicas del taller el patrón de esta  tortuga marina, inspirada en Squirt (la tortuguita de Buscando a Nemo), súper simplificada para que la pueda hacer cualquiera que sepa tejer un medio punto.

Se llama Steve, porque Zissou es lo más de lo más (la tortuga pide a gritos sombrerito rojo)

Y si, no podía empezar directamente con las últimas dos oraciones. Hablo demasiado.
Y el rosa durazno/salmón o como sea que se llame, me encanta.

Ah!
Como siempre les pido, por favor, si comparten el patrón o lo hacen para vender, tengan el detalle humano de mencionar de donde lo sacaron. O al menos no se hagan los zonzos  diciendo que la divina providencia los inspiró. Gracias!!!







[The English version]




Todo Steve está compuesto de círculos, ya sea en forma de pelotas (como la cabeza, o las dos partes que conforman caparazón y panza), o doblados a la mitad, para las aletas















Cualquier consulta, no duden en preguntar. Puedo llegar a tardar mucho en responder, pero ténganme paciencia y no teman insistir!

Besos enormes a todos, y perdón nuevamente por la verborragia!



jueves, 3 de abril de 2014

150 cm de jirafa.

Primero lo primero.
Me encantaría poder darles un abrazo enorme a todas las que se tomaron la molestia de escribirme y expresarme tanto cariño. 

En una actualidad donde todo parece estar teñido de pura agresividad resguardada bajo  el anonimato virtual, es súper gratificante comprobar que la gente todavía es capaz de EXPRESAR amor. Y aclaro "expresar" porque creo que hay muchísima más gente bondadosa que ruin, pero cuando el ambiente general anda tan caldeado parece que tenemos miedo de que nos pasen por arriba si nos mostramos  "buenos".

Y, como la violencia genera más violencia, creo que no es tonto pensar que los actos y palabras de amor generan más amor. 

La cuestión es que, hace 1 mes aproximadamente, me contactan preguntándome si quería y podía donar algún muñeco para una subasta a beneficio del Hospital de Niños Dr. Ricardo Gutierrez de la Ciudad de Buenos Aires. 
Obvio que si. 

Una semana más tarde, esa misma persona (nombrémoslo, Fabian Trigo de Latido Edición Limitada) me pregunta si no quería, además de donar el muñeco, participar de un nuevo proyecto donde se iban a donar jirafas de 150 cm (de esas que se usan para medir a los chicos en hospitales y clínicas) para el mismo hospital.
Estaba en el auto, con mi hija afiebrada camino al hospital (no al Gutierrez porque vivo en la otra punta). Por mensajito de texto y medio sin pensarlo dije que sí.
Me resulta muy difícil decir que no. Y he trabajado tantas pero tantas veces gratis, tanto para proyectos copados como para gente que se abusa de que sos un don nadie y que amas lo que haces, que no iba a decir que no a algo que es para los chicos.

3 semanas: 1 metro 50 centímetros de jirafa. 
Decir que tejí más de 5 horas por día todos los días, en las posiciones más irrisorias e incómodas, sin patrón, sin modelo previo (con el zorro XL ya tenía la versión normal), que insulté tanto a mi familia por estrés que todavía no sé como quieren seguir viviendo conmigo (supongo que porque ninguno sabe cocinar), que mi espalda es inservible y que tengo las ojeras más grandes del mundo (si encuentran las fotos del evento, van a entender perfectamente porque no las publico acá, soy un zombie), es cuasi anecdótico.

A pesar del cansancio, de las puteadas (entre lo que deshice y los mil errores que tiene) saber que es para  hacerle un poquito más agradable la estadía a los chicos que van al hospital te carga de tanta energía positiva que dan ganas de vivir tejiendo jirafas gigantes.
Obvio, tengo que comer y a mi familia no creo que le guste mucho la idea de seguir conviviendo con el monstruo que la jirafa generó, pero creo que es algo que todos deberíamos hacer de vez en cuando.

No hace falta tejer una jirafa, pero las que saben tejer, una manta, un muñeco. O lo que sea, para quien sea que lo necesite.

Estamos muy alienados, nos tenemos miedo entre nosotros y llegamos a picos de violencia que me ponen la piel de gallina. Somos todos contra todos. Y los chicos quedan en el medio y terminan pagando nuestra inmadurez como sociedad.
No hace falta mucho, somos el ejemplo. Con actos simples, como tejer un muñeco (seamos sinceros, no le estoy salvando la vida a nadie) se hace mucho. 

Porque expresamos amor.
Y todos, absolutamente todos, necesitamos un buen abrazo de vez en cuando.




























Sisi, me puse demasiado cliché melosa para mi gusto, pero creo que la ocasión lo amerita.
La próxima vuelvo con mi cinismo habitual, no se preocupen.


Besos enormes y buen fin de semana!
Yan

viernes, 28 de febrero de 2014

5:00 am. Cosiendo partes.


Ya no son las 5 de la mañana. 
Ya rellené, cosí, metí hilitos para adentro, puse etiquetas y embalé (embalar...bah, los metí todos adentro de una bolsa). De la entrega se encarga mi marido (ya hablaré en otra oportunidad de la gigantesca importancia que tienen los seres queridos y cercanos en este de ser "emprendedor").
Ya es la una . Entre este momento y las 8 de la mañana (que fue cuando terminé de coser), barrí y pasé un trapo a los pisos, acomodé el lavadero, cambié dos veces pañales, le di de comer al gato, jugué con mi beba, respondí unos cuantos mails (nunca todos), nos hice la comida a Juana y a mi (mi hijo mayor se fue temprano con el padre), comimos, jugamos un rato más, le di la teta (todavía busca ese mimo y la amo por eso) y acá estoy.
Ella saltando de un lado al otro en la cuna que está detrás de mi silla del escritorio (ya se para y se la pasa tratando de pasar de un lado al otro). Yo intentando hacer que mis neuronas hagan sinapsis.

Aburrido, no?
Básicamente, así son todos mis días. No siempre me levanto a las 5 de la mañana, mi horario habitual son las 6:30, pero hoy tenía que entregar un pedido grande.

Les comento esto porque es la razón principal por la cual no escribo más a menudo. Mi vida no es tan divertida y los días laborales son bastante parecidos unos a los otros (como en cualquier trabajo).





Hay otra razón.
Estoy un tanto saturada de tanto blog, instagram, pinterest, facebook, etc de gente haciendo manualidades, cocinando, cosiendo, tejiendo, siendo linda, etc. 
No lo tomen a mal, me parece genial. Cuando empecé había un montón, pero en su gran mayoría eran en inglés.  Ahora hay cientos, sino miles, en español. Y cada vez con mejores fotos, más info, más gráfica, más producción, más todo.
Y es genial. Creo.
Es todo muy lindo. 
Pero estoy medio cansada de todo muy lindo.

De nuevo, sin malas intenciones. No puedo abarcar las cientos de interpretaciones que pueden tener mis palabras, pero intento aclarar bien todo esto para que nadie se sienta agredido ya que no estoy hablando de nadie en particular, solo estoy escribiendo el porqué de mis escasas entradas en el blog.

Es que ando un poco bastante del todo agotada.
Y eso que no soy madre primeriza. Mi hijo mayor ya tiene 12 años y este año entra en la secundaria. 
Pero no sé si es la diferencia de edad, el hecho de que ahora trabajo desde casa y convivo con su mugre todo el día, el constante pantalón de jogging sin forma y una remera con restos de comida en ambos hombros que dice "amargo serrano abuelo sin alcohol" (la remera de mi hermano que vaya a saber de dónde la sacó, la comida, de Juana), el sueño constante o el dolor de espalda que convive conmigo, pero ya me pudre un poco todo lo lindo que hay dando vueltas en este lindo mundo virtual.


Y me siento delante de la computadora hermosa, y llena de polvo,  que tengo y leo blogs, y miro pinterest, facebook, instagram, twitter (también noticias, pero eso es más deprimente todavía). Y TODO es TAN LINDO.
Y la pucha! 
¿Cómo hacen para que todo sea tan lindo? ¿Cómo hacen para tejer, tener la casa ordenada, tener bebés limpios, sacar increíbles fotos, y encima ponerle letras y gráficas lindas y que se yo cuántas cosas más?  ¿Y cómo hacen para que todas se vean tan igual? 
Porque muchos tipos de lindo no hay. Creo que podríamos, haciendo un promedio, sacar unos 3 o 4 estilos de lindo. Y si, ya sé que en toda la historia las modas funcionaron igual, solo que la rapidez  de la comunicación actual pareciera que las multiplica exponencialmente. 
Les comenté que estaba cansada?

Ok. Se me nota la edad. Mucho. No estoy tan vieja, este año cumplo 34. Pero me siento vieja/saturada de información e imágenes (alguien hizo algún estudio sobre la cantidad de información-vacía- que manejamos ahora y la que se manejaba antes de Internet? Porque me da la sensación que la percepción del tiempo debe haber cambiado muchísimo)
Y si ya me quejo tanto ahora no me quiero imaginar si paso los 60. Puff, que vieja amargada que voy a ser.

En realidad, no era mi intensión quejarme tanto y ponerme tan densa. Necesitaba escribir. Y extraño mucho este espacio. Y no escribo más porque no sé si tengo algo mejor para aportar.
Hoy no tenía patrones nuevos para publicar. Ni muñecos nuevos. Ni comida con aspecto maravilloso. Ni fotos de lugares mágicos. Ni ganas de ordenar las cosas como se tienen que ordenar para que entren dentro de lo que se supone que es lindo.

Siento que está todo muy lleno, ordenado, saturado (ni hablar de que generalmente no llego a las 9 de la noche despierta).

Sigo intentando terminar el libro, el de patrones y otro que se suponía ya debería estar terminado (oh, tiempos!).
Pero ya no sé ni siquiera como sacarle las fotos a los muñecos, jajajaja.

---

Cerebro a punto de colapsar.







Pucha!
¡¿Tenía que poner la estúpida tijerita de pájaro en las fotos?! ¡Hipócrita! 
Ni siquiera la uso.

Y encima hago muñecos de crochet (amigurumis se dice)
Eso es estar saturada.


---


Aclaración: no digo "la pucha". Pero hoy no tengo ganas de recibir comentarios sobre lo mal que está insultar o sobre que estoy agrediendo a la mujer usando determinadas palabras.

Aunque me tienen los ovarios por el piso los defensores de lo políticamente correcto.
Les dije que estaba cansada?


---

No hay sinapsis.


---

Creo que no es necesario aclarar que igual amo lo que hago y adoro a la gente que se toma el tiempo de escribirme, no? Que no cambiaría este trabajo por ningún otro trabajo en el mundo (bueno, tal vez algún otro si) y que soy agradecida de la vida por todas las puertas y oportunidades que se me presentaron gracias a que existe Internet?
Por las dudas ;)