martes, 13 de octubre de 2009

emilia

Todavía con la gata a terminar (la persona que lo pidió se fue de viaje y me dio un par de días más, jeje) me acordé que le debía a un muy buen amigo un amigurumi para un regalo. Además del tigre, que lo tenía listo hace un montón, me había pedido una muñeca. En un principio quería un clon de Ania... pero después de comentarle lo difícil que me iba a resultar reproducirla en tan poco tiempo (esto de ser estudiante, ama de casa y madre no deja mucho tiempo para crochetear) me dio camino libre para hacer lo que quisiera. Como no quería apartarme demasiado del concepto (una muñequita), me puse a tejer una parecida a Ania, pero más pequeñita. Cuando estaba terminando la cabecita, recordé que a la agasajada (la hermana de mi amigo) le había encantado Francisca. De ahí el cabello oscuro. Y como no tenía ganas, ni tiempo, de tejerle el cabello largo (trabajo tedioso si los hay) opte por un par de colitas (no sé como se dice en otros lados, salvo en portugués que tienen el hermoso nombre de maría chiquinhas).

Y así quedó. Rapidita pero super simpática.




El ratoncito se quedó en casa ;)


Aquí se ve el detalle de los cachetes, bordados antes de coser los ojos. Son los pequeños detalles. Y eso que no soy muy paciente para estas cosas, y tampoco me gusta llenarlas de accesorios.


Espero les haya gustado. Y pronto subiré las fotos de la gata!!! Tengo que terminarla ya sino me van a matar, jajaja.

2 comentarios:

  1. Esta preciosa, y m encanta como le ha quedado el pelo, haces unos trabajos preciosos,

    ResponderEliminar