lunes, 10 de agosto de 2009

mini vacaciones

Otra semana de entregas apuradas (pulpos, lechuzas) y pedidos que tengo que terminar ya sino me van a matar: un hipopótamo que no logro resolver, una bufanda que no termina más (la hice y deshice cuatro veces) y un perrito. Este último está saliendo lindo, sin ningún modelo más que el recuerdo de un perro que tenía a los cuatro: Guagua. Me gusta mucho, pero por ahora sólo tengo la cabeza y aún no decidí como hacerle el cuerpo.


Pero eso no es todo. Mi novio estaba desesperado por salir de la maldita ciudad y se le ocurrió la más excelente idea de pasar unos días en la costa. Destino: Cariló. Un fin de semana de sol asombroso, poco viento, poco frío, hermoso. Mejor, imposible.
Lógicamente aproveché para hacerle un poco de publicidad a Pica-Pau, jeje

Lamentablemente, como todo lo barato, no duro demasiado...

Así que no tengo más que agradecerle al hermoso hombre que me acompaña. Te amo, mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada