sábado, 27 de junio de 2009

algunos bocetos

Todas estas nenas son versiones de un personaje que se llama Lupe. No sé si alguna vez verá disfrutará del sabor de la tinta, pero la idea está. Y ha servido de inspiración para algunas de las muñecas que hice en crochet. Está fue la posible versión para una especie de historieta que tenía ganas de hacer (todo en pretérito imperfecto): una nena de entre 4 y 5 años, traviesa, mucha imaginación...bah, los estándares de una nena-personaje que habiliten para hacer todo tipo de historias


Este es un dibujo bastante anterior, rescatado de entre un montón de garabatos, pero ya decía Lupe abajo. Creo que es uno de los que más me gustan, tiene una mirada más introspectiva y es mucho más simple el diseño. Y sí, en dos puntos se puede ver una mirada introspectiva.


Ehh, está y la que aparece con cara de pocos amigos son posteriores a los amigurumis, no sé sin son lupes (ahora pienso que ya es un sustantivo común para las nenas que dibujo), posible amigurumi.




Otra vieja amiga. A esta le tengo cariño y me causa gracia cada vez que la veo. De aquí surgió Ania, la muñeca de cabello azul y gorrita rosa. Jeje, se complejizó bastante en la metamorfosis. Todavía sigo intentando hacerla así de simple (creo que Francisca, la de vestido amarillo, se le terminó aproximando más)

Está es la de la cara de pocos amigos, y literalmente es Ania, ya hecha personaje. Otra de esas ideas que surgen, pero está, quiero suponer, llegará a puerto. Algo así como una especie de mundillo de mis amigurumis, muy ponja: recuerden que los amigurumis son un invento japonés, basta visualizar todos los bichitos que aparecen como mascotas tanto en animé como en manga y entender la obsesión por querer hacerlos, de hecho, esto de crochetear amigurumis, es actividad común en convenciones de historieta y cosplays.


Otra Lupe más, está ya parte de una especie de estudio de personaje, con ojitos más soñadores, jeje. Estaba buscándole mascota, y lógicamente caía en el gato: desde Alícia en el país de las maravillas nadie inventó mejor partenaire (hace poco vi Coraline y me alucinó el gato...tampoco olvidar a Bake Neko, el gato-colectivo de Totoro, además de los miles de gatos que rondan a los personajes de casi todas las historietas). Bueno, todavía sigo esperando, tal vez un elefante, que se yo.



Estas dos chiquillas fueron pensadas para un personaje de un comercial que nunca vio la luz (de hecho, no sé que coños aconteció con eso). Una es Yo, la de la presentación, y la otra...otra. La idea era que fuera una niñita cute, que jugaba a la mamá con su mascota y bla. Contenta con el resultado, lastima que no salió.


Ahhh, la estrella. Esos dibujos que comienzan siendo nada y terminan emocionando (noten que está dibujado en una hoja de cuaderno universitario, de la peor calidad, y en birome). No queda bien decirlo, pero me encanta, adoro este dibujo. Intente reproducirlo en muñeca, pero como fue la primera no quedó taan bien. No sé, supongo que tendré que seguir dibujándola desde otros ángulos... ahhh, el bicho canasto, realmente los extraño. ¡Me acorde! Hace poco un año vi uno en una duna en Mar de las Pampas, y tengo la foto!!! Tengo que buscarla, pero la voy a subir.

Mmm, ya fueron mucho dibujos y mucho hablar, son las diez menos veinte, Goros está roncando y yo todavía no sé a quien votar. Encima hay que pensar en no contagiarse la Gripe A... amo tanto a mi país!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada