lunes, 31 de octubre de 2011

26 picapaus

Hola! Perdón por la gran ausencia. Aunque parezca que falta un montón, Navidad ya me está volviendo loca. No soy muy fan de esta fecha últimamente (nunca lo fui, pero ahora menos).
Y como ya estamos en Navidad (al menos para todas las tiendas) estas 3 semanas estuve con el primer pedido grande. 26 muñecos.
Tal vez no parezcan mucho. 
Hasta el día de hoy tengo anotados 626 muñecos. Sin contar los que regalé, los que salieron mal, los que me olvidé de anotar. Y hasta el día de hoy nunca había juntado tantos en mi casa (generalmente voy llevando los pedidos de a poquito).

Y no pude evitarlo. Aunque no hay ninguno nuevo, tuve que sacarle un par de fotos. Literalmente una pila de picapaus ;)








Y ayer domingo, además de terminar los últimos 3 que faltaban (mi familia me re quiere), me puse con las etiquetas. Como podrán apreciar, lo mío es excesivamente (y casi obsesivamente) hecho en casa.
Hace dos meses me compré la guillotina, así que la cosa se ha agilizado un poco. Pero todavía estampo una por una las etiquetas, las agujereo con una agujereadora que tengo desde los 12, corto las cintitas... y, a riesgo de sonar extraño, es una de las cosas que más disfruto. Antes hacía grabado y, de alguna forma, el hecho de poder estampar  y el olor a tinta y  a papel me hacen muy, muy feliz.
Probablemente siga haciendo las etiquetas a mano por mucho tiempo. 











Todo esto para explicarles el porque de mi ausencia y anticiparles que, probablemente, las entradas sean así de esporádicas hasta fin de año por la misma razón.

Ah! Antes de que me olvide, dos cositas: primero, no se olviden de pasar por Facebook para ver las cosas maravillosas que hicieron las chicas del taller (si tengo tiempo lo subo en la próxima), o también pueden pasar por Taller Maminas.

La otra, mostrarles el comienzo del nuevo proyecto! Nada, una tontería. Pero estos son los colores.
Pronto les mostraré un poco más.
Ahora los tengo que dejar porque tengo que salir a comprar vellón y llegar para hacerle el almuerzo a mi niño.






Besos enormes y que tengan una excelente semana
Yan

miércoles, 5 de octubre de 2011

RIP STEVE JOBS


"Your work is going to fill a large part of your life, and the only way to be truly satisfied is to...love what you do. - Your time is limited. Don't waste it living someone else's life". 
 Steve Jobs

artesana, diseñadora, emprendedora o empresaria?

Estas últimas semanas fueron un tanto extrañas. Por diferentes razones y en distintas circunstancias se planteó varias veces la necesidad (por así decirlo) de definir lo que soy o, más bien, lo que hago. 
Basicamente se resumen en esas cuatro categorías: artesana, diseñadora, emprendedora y empresaria. Familiarizada con las primeras dos (las puedo decir con orgullo), con dudas sobre la tercera, bastante reticente hacia la última.

La cuestión empezó hace dos semanas cuando, por esas casualidades algo bizarras de la vida, me invitaron a un "almuerzo de emprendedores" (si, así como lo leen) organizado por alguna secretaria del gobierno de la ciudad de Buenos Aires. Primer punto, no pertenezco a la ciudad de Buenos Aires, soy de la provincia. Segundo, jamás de los jamases se me hubiese ocurrido que yo entraba dentro de la categoría de emprendedora. Pero buen, por respeto hacia la persona que me invitó, fui al almuerzo (con un millón de dudas encima, incluida como vestirme para tal ocasión).
Me vestí como siempre (no sé como se viste un emprendedor/empresario, pero a mi se me venía la imagen de la peli "Secretaria Ejecutiva"...obvio que fui de zapatillas).
Cuando llegué al lugar me encontré con un montón de gente vestida de traje, con smartphones y laptops, anotando cosas, hablando serios. Mi primera reacción fue salir corriendo, pero mientras pensaba una muy buena excusa, nos llamaron a la sala de reuniones. "Pueden sentarse donde quieran, salvo en la cabecera que es para el Subsecretario". Ehhh...tierra, tragame. "Ahora, la idea es que nos cuenten que hacen, como empezaron, que están haciendo, y qué errores cometieron en el camino".
Como suponía, escuche a un montón de gente hablando de sus empresas, de sus metas, de sus logros, de sus mil carreras, de sus trabajos en el exterior, de los premios que habían ganado y de la necesidad de apoyo del Gobierno que necesitaban para seguir adelante con sus geniales ideas. Mi error había sido aceptar estar en ese almuerzo. No por la gente, solo que yo no tenía nada que ver con eso. Me comí media empanada (que no pude digerir hasta que llegué a casa) y, como sospechaba, confirmaba mi teoría de que yo no era emprendedora, y menos que menos, empresaria.
Pero me quedó una pequeña frase dando vueltas, algo que me dijo una de las personas que organizaba: "tenés que decidir si sos diseñadora o artista". Sensación feita toda la semana.

Ahora bien, la persona que me había invitado (que no había estado presente en ese almuerzo) me volvió a invitar a un ciclo de charlas sobre innovación realizadas por Telefónica de Argentina. Otra vez acepté (un poco por respeto, otro poco por curiosidad, un montón porque tengo el sí fácil).
Así que este lunes a las doce me encontraba en el espacio Movistar de la calle Florida, rodeada de un montón de gente (un poquito menos trajeada, pero super bien vestida) pensando que seguía golpeando mi cabeza contra el vidrio cual mosca encerrada.

Por suerte fue muchísimo más ameno, la gente mucho más relajada...el único problema es que yo era una de las dos personas que tenía que hablar ante 50 personas contando mi experiencia como "emprendedora en el área de diseño". Pero bueno, como no me cuesta hablar demasiado (aunque sude horrores cuando lo hago), conté durante media hora todo lo que me había pasado para llegar acá. Tal vez debido a mi increíble capacidad para contar chistes (lease, sarcasmo) y mi personalidad chispeante (más sarcasmo) el público se copó bastante. Me dieron mil consejos (se supone que era yo la que los tenía que dar, jajajaja) y me pidieron un montón de muñecos. Basicamente, sentí que había hecho el papel de vendedora de cosméticos en un colegio, pero buen, al menos pude comer un sandwich entero sin atragantarme ;)

Conclusión: me dijeron que era artesana, diseñadora, emprendedora y empresaria. Como dije al principio, no me cuesta verme llevando la camiseta de las dos primeras, pero ahora entendí que un emprendedor puede ser un aventurero (que se determina a hacer y ejecutar con resolución y empeño alguna operación considerada ardua) pero definitivamente sigo dudando lo de empresario, salvo por el hecho de que puedo llenar todas las casillas de la definición de wikipedia: 
"Se puede sugerir que en el rol del empresario se encuentran tres funciones distintas: la de propietariocapitalista o Financiero; la de gerente o administrador y la de emprendedor o innovador y tomador de riesgos"

Pero buen, a pesar de todo esto, prefiero presentarme como la mamá de mi maravilloso niño de 10 años, la mujer de mi increíble novio/marido, la mejor amiga de mi perra y alguien que hace muñequitos de crochet porque le resulta super gratificante y divertido y concuerda perfectamente con la ropa que tengo en mi placard (incluidas mis remeras de star wars, las tortugas ninja y el hombre araña)


Así que, perdón por el post tan largo, pero tenía ganas de contarles esto.
Los dejo con algunos de los muñequitos que estuve haciendo (además de enfrentarme al mundo de los adultos tuve tiempo de hacer estos bichitos, jeje).
Los primeros se fueron a la boutique del Faena (otra historia bizarra que les contaré más adelante) y los segundo para Manifesto. Así que super feliz.

Y que tengan todos una excelente semana!!!
Besos enormes,
Yan