viernes, 25 de febrero de 2011

2 llamas, 2 elefantes y un Momo

Cuando terminé de subir las fotos me di cuenta que les estaba mintiendo! En el último post prometí que el próximo sería un tutorial para la empanada y acá ando yo escribiendo sobre cualquier otra cosa. Un desastre lo mío. Así que no prometo más, un día pasarán por acá y se encontrarán con la empanada ;)

Hoy les quería mostrar otra llamita que hice entre pedidos (de vez en cuando me doy el tiempo para hacer cosas nuevas, sino me aburro). Todavía no le terminé la segunda oreja a la grande y no me convencen las patas de la más chica, pero bueno, las dos juntitas quedan lindas, no?





Y los dos elefantes son estos, nada de crochet en este caso. El primero es un muñeco de tela que le hice a mi hermano hace unos cuantos años a partir de un patrón de un librito de Kapeluz (de esos de "hagalo ud mismo") y una funda de almohadón muy vieja. Nunca más incursioné en los muñecos de tela, pero es una deuda pendiente que pronto pienso saldar.







Este segundo es un adorable elefante de cerámica en miniatura. En realidad solía ser un sacapuntas, pero en algún momento de mi infancia me encargué de destruirlo un poco y hoy sólo resta la figura. De todas formas me encanta, y sigue siendo de gran inspiración.




Por último, y no por eso menos importante, le quería dedicar este post al único e inigualable Momo, mi gato. Lamentablemente no le cayó muy bien la mudanza y hace unos días decidió irse de casa. No les puedo contar con palabras lo mucho que lo extraño y lo desconsolada que estoy. Espero que en este momento esté tomando solcito en algún tejado vecino y que, cuando se aburra, vuelva a hacerme compañía en mis tardes de tejido... Ay! Se me llenan los ojos de lágrimas. Realmente lo extraño demasiado.




Bueno, espero poder traerles buenas noticias la próxima, y alguna que otra empanada, jeje.

Besos grandes y muy buen fin de semana,
Yan

martes, 22 de febrero de 2011

mudada 2 parte

Alo! Ha pasado una semana y todavía tengo cajas y bolsas por todos lados. Y el problema es que el 90 % de lo que queda por desembalar son cosas mías!!! Un desastre. Mi nuevo altillo-taller sigue igual que hace una semana, sumado al desorden que suelo provocar día a día con hilos, papeles y otros. Todavía no instalé la impresora, ni armé el tablero, ni ordené los hilos....ahhh. Lo bueno es que ya encontré mi cartuchera (que seguía perdida en una mochila en la casa vieja).
Bueno, nada muy interesante, re adaptándome al barrio ...por ejemplo, no salir con nada de valor porque digamos que no es lugar más seguro, a mi marido le robaron el fono a dos cuadras :(. Pero fuera de eso, disfrutando del jardín de vez en cuando, fortaleciendo mis piernas con las subidas y bajadas al taller. Realmente no tengo nada interesante que decir, que desastre!

Así que los dejo con la nueva pantera rosa, versión chica (especialmente realizada para Nati que me pidió 6 de estas) y la versión grande para que puedan comparar. Otra cosa que tengo que armar, el nuevo lugar para sacar fotos...






Y está foto que me había quedado en el tintero, una de las últimas que saqué en la casa vieja. Lucas y Miguel (en homenaje al gran Michael Fox que tantas alegrías le trajo a mi infancia)



Como dije antes, la verdad es que no tengo muchas cosas interesantes que contar....Uh! Que cabeza la mía! Me olvidé de comentarles que una amiga está organizando unos talleres hermosos a partir de marzo, de los cuales yo voy a formar parte, así que feliz. Espero poder traerle más noticias pronto. Y la otra cosa que me olvidaba, voy a ver si el próximo post es un pequeño patrón para tejer el alfiletero empanada. Ya lo había prometido hace un montón, pero está vez va en serio :)

Besos y perdón por la falta de inspiración.
Yan

martes, 15 de febrero de 2011

mudada!

Volví!!! Más estresada, contracturada y enquilombada que nunca, pero feliz porque al fin estamos en la casa nueva ...no tan nueva si tomo en cuenta el hecho de que ya había pasado 12 años de mi vida en este lugar. Les había contado que volvía a la casa de mis padres? Pero sin mis padres, por suerte (no es de mala, pero a esta altura la convivencia sería insoportable, y no les pasó nada malo, sólo que se fueron a Brasil y me toca cuidarles la casa por un par de años).
Bueno, la cuestión es que después de dar más vueltas que una calesita, mi madre al fin se fue (estaba empecinada en no dejar la casa, pero tenía que acompañar a mi padre) y acá estamos. Tratando de ver dónde poner todo lo que acumulamos durante años, cómo acomodarnos y sacarnos la sensación de vivir de prestado (cosa que estamos haciendo).
Por lo pronto, yo me acaparé el altillo para hacer algo así como un taller. Hermoso, salvo el extenuante calor (si si, siempre me quejo). La cuestión es que tengo que tenía que trabajar sí o sí, asíq ue no tuve tiempo de ordenar ni de sacar todo lo que no me pertenece, pero bue, me moría por mostrarles el nuevo lugar.
He aquí mi altillo:



Por suerte entró la mesa (después les muestro la escalera caracol por la cual la tuvieron que subir!). Como podrán apreciar, no tardo más de un día en tener todo desordenado.

Y al lado está la repisa que pretendo llenar de hilados. Todavía no tuve tiempo de acomodarlos a todos, pero espero que pronto todos quepan muy bonitos para inspirarme un poco más.





Pareciera que ya acomodé todo, no? Pero no! Esto es lo que me queda detrás de la mesa... y probablemente quedé ahí por mucho más tiempo. Lo bueno es que ahora tengo mesita para la maquina de coser!!! Feliz, feliz




Por último les quería mostrar lo que, para mi, es lo más groso que tiene este altillo: el velero que mi abuelo y sus hermanos hicieron durante la Segunda Guerra Mundial. Increíble. Hasta los clavos los tuvieron que hacer ellos porque no se conseguían durante la guerra. Eso era habilidad con las manos. Seguro que después les voy a mostrar más imágenes, porque no es sólo la fachada, tiene todo el interior hecho, incluido un inodoro!!! Más inspiración para crear, imposible.


Creo que eso es todo por hoy, tengo que seguir tejiendo porque sino me van a matar.
Millón de gracias a todos por los hermosos comentarios y el apoyo. Si no fuera por eso, probablemente no volvería a escribir más, pero realmente me ponen las pilas todos los días :)

Besos mil,
Yan

jueves, 3 de febrero de 2011

invasión


Ahhhhhhhhhhhh
Dentro de poco me quedo sin lugar para respirar....y eso que no saqué fotos de las cajas apiladas atrás mío.